Una comedia romántica en la que nos muestra que del odio al amor solo hay un paso

Reseña Cariño, cuánto te odio, Sally Thorne

Ficha técnica:

Editorial: Espasa Calpe

Página: 416

Género: Romántica contemporánea

Fecha de publicación: 12 de septiembre 2017

Sinopsis:

Lucy Hutton es la asistente de una editora de la vieja escuela, preocupada por la calidad de los títulos que publica. La editora se ve obligada a fusionar su pequeña editorial con una gran editorial comercial, y Lucy se ve obligada a trabajar con Joshua Templeman, el asistente del editor en jefe de la otra editorial, preocupado únicamente por las ventas. Lucy y Joshua se convierten inmediatamente en enemigos, pero del odio al amor ya sabemos que hay sólo un paso…

 

OPINIÓN PERSONAL:

 

Después de más de un mes de parón del blog vuelvo a ponerme al tajo. Este mes ha coincidido con un bloqueo lector. Por fin, el fin de semana pasado he podido acabar con la sequía lectora. Durante esos días he empezado muchos libros pero ninguno ha conseguido engancharme, como se dice: “no eres tú, soy yo”, he pasado unos días de incertidumbre por todo lo que esta pasando en Cataluña (lugar en que vivo), tranquilos que no voy a hablar de política (seguro que estáis igual de cansados que yo del tema), no conseguía concentrarme en nada, ni tenía ganas de nada, ni de libros, ni de películas,  ni de series, en mi vida he visto tantos telediarios, debates…. Necesitaba urgentemente algo que me hiciera desconectar de la actualidad, Cariño, cuánto te odio ha sido mi salvación  😉  Fue empezarlo y desconectar, venía mi pareja a decirme que iba a hablar la alcadesa de Barcelona, por primera vez en muchos días pude decir: “me da igual, estoy leyendo”  🙂  Para mí fue toda una liberación…

 

 

 

Lucy y Josh han convertido su puesto de trabajo en un patio de colegio. A lo largo del día, mientras trabajan, se dedican a jugar a juegos, que su fin es chincharse mutuamente, son  la pesadilla de Recursos Humanos. Meses atrás sus empresas se fusionaron en una sola:  Bexley&Gambin, la fusión en la teoría funciona muy bien pero en la práctica sigue existiendo una división entre los trabajadores por las diferentes formas de ver el mundo  editorial. Los “Gambin” cuidan  los libros que publican con mimo, los “Bexley” son personas más frías que ven los libros como cifras de ventas. Los máximos exponentes de estas diferencias son los protagonistas, los dos ocupan el puesto de ayudantes de dirección.  Mientras Lucy es extrovertida, que siempre intenta caer bien a todo el mundo, y no sabe que decir que no cuando le piden un favor; Josh es todo lo contrario, un hombre frío, duro, exigente a los que los empleados temen.

 

Cuando conocí a Joshua, cometí un grave error: le sonreí. Le dediqué mi sonrisa más radiante, con todos los dientes y con los ojos centelleando de estúpido optimismo, convencida como estaba de que la fusión empresarial no iba a ser lo peor que me ha ocurrido en la vida. Él me escrutó de arriba abajo, de la coronilla a la suela de los zapatos. Yo sólo mido uno cincuenta y dos, o sea, que no tardó demasiado. Luego desvió la mirada hacia la ventana. No me sonrió; y yo tengo la sensación de que ha llevado guardada mi sonrisa en el bolsillo de la pechera desde ese día fatídico. Me saca un punto de ventaja. Tras ese comienzo poco afortunado, nos bastaron unas semanas para sucumbir a nuestra mutua hostilidad. Como cuando van cayendo gotas en la bañera y, al final, acaba rebosando.

 

La creación de un nuevo puesto por el cual los dos competirán, una actividad destinada a hacer que los empleados se unan, y un beso inesperado en el ascensor… harán que los dos empiecen a jugar un nuevo juego. Volviendo al símil del patio de colegio, a Lucy y a Josh se le puede cantar esa cancioncilla de mi época estudiantil: “Los que se pelean, se desean”.

 

Pero lo que escribió, en cambio, fueron esas cuatro palabras: «Tú siempre estás preciosa». Una extraña confesión viniendo de la última persona del mundo de la que podría haberla esperado. Me permito a mí misma considerar la idea que he estado reprimiendo con un tesón admirable.
«Quizá nunca me ha odiado; quizá siempre me ha deseado.»

 

El libro narrado en primera persona por Lucy iremos descubriendo al mismo tiempo que ella facetas de Josh desconocidas. Como la historia nos la cuenta la protagonista vemos las cosas con los prejuicios de ella, pero aún así la autora consigue que nosotros podamos sacar nuestras propias conclusiones, y que no veamos las cosas de la misma forma que ella.

 

La relación entre ellos es sexy, en cuanto están juntos las chispas saltan. Es de esas parejas que solo con ver la dinámica entre ellos sabes que tienen que estar juntos. El uno es el complemento del otro. Lucy que esta casi obsesionada por caer bien a todo el mundo, y que complace a las personas de su alrededor, haciendo que muchos se aprovechen de ella, todo eso encierra una inseguridad que solamente es capaz de ver el protagonista;  con Josh saca su genio y no se deja pisotear. Josh que es un hombre con un carácter insoportable, que sus antiguas novias se quejaban que no se mostraban cariñoso con ellas, con Lucy es complentamente  diferente se muestra cariñoso, paciente y hasta la anima a dejar de ser tan complaciente.

 

—No, de eso nada. —Marca asterisco y el número nueve y responde a mi extensión. A los operadores de los servicios telefónicos les enseñan a sonreír cuando atienden una llamada. La gente capta la sonrisa en su voz. Josh debería aprender a hacer lo mismo—. Extensión de Lucinda Hutton. Habla Joshua. Un momento. —Pulsa un botón y me señala con su auricular—. Venga. Te estoy observando.
(…)
Yo sigo siendo la chica sonriente de la plantación de fresas. Basta con mirarme: soy una buena chica. La dulce criatura a la que todos adoran. Siempre servicial y dispuesta a complacer.
—Quiero verte actuar con tanta dureza con los demás como conmigo.

 

A mi que no me gusta las historias de “instant love” he disfrutado viendo como Lucy se va enamorando de una forma gradual de Josh, como va descubriendo sus virtudes, que para su sorpresa también las tiene jajaja. Entre ellos existen una tensión sexual que la autora sabe alargar, no cayó en la tentación de convertir la historia en una larga lista de encuentros sexuales en la oficina, existe besos pero la pareja tarda en consumar. Y cuando lo hacen la autora, una vez más, me sorprende por que no abusa de las escenas de sexo, después de esa primera vez solo hay otra. Es algo que agradezco por que últimamente  me cansan, y me molestan.

 

—Lo siento, Lucy. Creía que él te lo habría contado. Se le ve tan feliz contigo… Nunca me habría imaginado que pudiera llegar a estar tan locamente enamorado. Nunca lo estuvo de mí. Supongo que es lógico. Los hombres intensos como él suelen enamorarse perdidamente cuando se enamoran.

 

Es un libro divertido con el que me he reído con las conversaciones entre ellos, las formas que tienen de chincharse. Aunque su relación deja de ser de odio y se acerca más al amor sus diálogos no dejan de echarse pullitas, cargados de ironía.

 

No todo ha sido bueno, hay algunas cositas que me han fallado que no me ha permitido darle la máxima puntuación en GoodreadsLucy no hace más que repetir que Josh es guapisímo, que su cuerpo es perfecto, a veces, me daba pena por él porque me daba la sensación que sus únicas virtudes eran físicas, un hombre objeto. Creo que la autora pretendía  mostrarnos que era algo que siempre le pasaba y que las mujeres no se molestaba en conocerlo en profundidad, pero a mi me cansó tanta repetición por parte de Lucy.

Me falto la perspectiva de Josh, me hubiera gustado saber que pensaba en algunas de las situaciones, o por qué hacia una cosa, o lo qué sentía en según que situaciones. Al final del libro Josh no da su versión, pero me parece que quedan puntos sin aclarar, al menos yo he tenido esa sensación, tengo que reconocer que soy muy exigente y que quiero saberlo todo hasta el  más mínimo detalle 🙄

 

Debería estar ciega para no ver el brillo de afecto que hay en sus ojos mientras me estrecha entre sus brazos y empieza a besarme el cuello. Debería tener mil años para olvidar cómo me besa. Esto es el nuevo retoño de algo que podría llegar a ser extraordinario; pero tengo serias dudas de que pueda sobrevivir en el mundo real. Esta burbuja en la que estamos ahora… no es la realidad. Me gustaría que lo fuera; me gustaría que viviéramos aquí. Todo esto debería decírselo en voz alta, pero no tengo el valor para hacerlo.

 

En definitiva, es una comedia romántica ágil, divertida, fresca. Con una historia dulce y sexy que te engancha desde la primera página, con diálogos ingeniosos. Si estáis pasando  por un momento difícil que necesitas evadirte no lo dudes, es un buen antídoto.

 

ADQUIRIR LIBRO

SdelaRosa

Vivo en Barcelona, ciudad que amo. Alegre, optimista,prefiero enfrentarme a la vida con una sonrisa, simpática, extrovertida y a veces un poco tímida.
Me encanta salir con mis amigos y familia para hacer locuras y reírme a carcajadas.
Lectora voraz, cinefila, serieadicta y aficionada al teatro (actuar no a verlo jejeje), me gusta los deportes (a verlos desde el sofá ;-)) fútbol, patinaje, gimnasia rítmica...

Un Comentario a Reseña Cariño, cuánto te odio, Sally Thorne

  1. Vero dice:

    Hola 🙂
    Me alegro que te haya gustado ^^
    Este libro lo leí en inglés y me gustó, pero no me volvió loca como a otras. NO se si tuvo algo que ver la forma de escribir de la autora y su inglés porque si que hubo momentos que me encontraba >.< y eso también debió de influir en mi lectura. Así que tengo pensado releerlo en español.
    Si que hizo falta algo más de Josh y sus pensamientos.

    Besinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *