Reseña Juegos de azar, Lavyrle Spencer

Reseña Juegos de azar, Lavyrle Spencer

Editorial: Zeta Bolsillo
Páginas: 544
Género: Romántica histórica
Formato: Tapa blanda
ISBN: 978-8498723236
Precio: 10,00€
Fecha de publicación: 11 de noviembre 2011

 

 

 

 

 

 

 

 

Agatha es una joven sombrerera que vive marcada por una vida sombría y sin amor. Un accidente ocurrido durante la infancia le ha dejado lisiada, pero eso no le ha impedido luchar por una vida mejor. Las circunstancias le han llevado a convertirse en adalid de la moral y defensora de la Ley Seca. Scott, dueño de una taberna en la que el juego y el alcohol son el pan de cada día, oculta tras su vida de libertinaje un corazón destrozado y un espíritu apasionado, capaz de albergar una increíble grandeza.

 

 

OPINIÓN PERSONAL:

 

“Juegos de azar” es otra de mis relecturas de este verano, de Lavyrle Spencer he leído varios de sus libros y nunca me ha defraudado. Este libros junto a “Maravilla” son de los que mejor recuerdo que guardo.

 

juegos-de-azar-Agatha Downing es una mujer solitaria y mojigata que por culpa de un accidente en su niñez la dejó con una cojera que le ha marcado por vida. Con sus 35 años ya se siente una solterona que le va a ser imposible formar una familia, cosa que ella anhela más que nada.

 

Su existencia se ve alterada cuando el nuevo dueño del edificio donde tiene su sombrerería y su hogar monta una taberna, el dueño, Scott Gandy, un sureño galante y bribón que se trae a su pequeña “familia”, ex prostitutas reconvertidas en bailarinas y cantantes Jube, Ruby y Pearl y tres hombres que malvivían en un barco fluvial, Jack, Ivory y Marcus, para que lo ayuden en el bar.

 

 

Para Agatha una mujer con altos valores morales la taberna de su vecino era un antro de perdición así que cuando llega al pueblo una representante de la organización “Mujeres por la Templanza”, una organización que buscaba la ilegalización del alcohol ya que lo consideraban que era una substancia que destrozaban las familias, no duda en unirse al movimiento lo que no esperaba es que la nombraran presidenta de la organización local.

 

juegos-de-azar-Poco a poco Agatha empieza a tener más relación con sus vecinos y descubre que no todo es blanco o negro, que esas mujeres que ella había considerado mujeres perdidas son como ella que las circunstancias de la vida les había tocado vivir esa vida. En los hombres descubrió a personas que a pesar de que eran “enemigos” la protegían y cuidaban de ella. Y sobre todo descubrió que Scott no era el demonio que ella pensaba.

 

 

 

Al quedarse sola, Agatha pensó en esa extraña tarde. Se había sentido más viva que en años. Se rió y, por un tiempo, olvidó que las jóvenes no eran la clientela más adecuada para la sombrerería, y disfrutó de su presencia. Pero lo más asombroso era que les había contado lo del accidente y se sintió maravillosamente bien. Y las muchachas eran divertidas. No obstante, ahora que el bullicio había acabado, se sintió deprimida. Trató de imaginarse cómo sería formar parte de una hermandad como la que compartían Jubilee, Pearl y Ruby, tener amigas tan auténticas como ellas. Violet era su amiga, pero no en el sentido en que lo eran las tres jóvenes bailarinas. Irradiaban comprensión real, aceptación mutua, orgullo en los limitados logros de las otras y una asombrosa falta de rivalidad. Además, tenían un grupo al que llamaban su «familia»… que si bien no era una familia verdadera, resultaba mejor porque no estaban vinculados por el parentesco sino por elección. Y esa «familia» estaba encabezada por un apostador del río al que seguían como si fuese el Mesías. Extraño. Envidiable.

 

La aparición de Willy, un niño de poca edad que su padre lo tenía casi abandonado se convirtió en el lazo que acabo de unir a los dos protagonistas, sin ser pareja se convirtieron en unos padres sustitutos del adorable niño.

 

—No soy la madre, señor Gandy, ni su padre. Willy dice que el padre no lo hace bañarse, cosa bastante obvia. Cuando le sugerí que fuera solo, salió corriendo a ver cómo cargaban el ganado.
Gandy dio otro mordisco al dulce.
—¿Y qué quiere que haga?
—Willy iría con usted.
—¡Conmigo!
Gandy alzó las cejas.
—Adora el suelo que usted pisa.
—Espere un minuto. —Gandy se levantó de la silla y se alejó de Agatha lo más que pudo. En el rincón, cerca de la ventana, se dio la vuelta y la señaló con la barra de dulce ablandada—. Yo tampoco soy el padre del chico. Si necesita un baño, que se lo dé Collinson.
Agatha habló sin alterarse:
—Eso sería lo mejor, ¿no?
Dio otro recatado mordisco al orozuz. Gandy tiró el suyo sobre el escritorio.
—¿Por qué tengo que hacerlo yo? —preguntó, exasperado.
Agatha prosiguió, serena:
—Yo lo llevaría, pero no es apropiado. Las mujeres no vamos a los baños públicos. De todos modos, usted va bastante a menudo, ¿no es cierto?
Gandy adoptó una expresión colérica.
—No me molesta que venga de vez en cuando, pero no pienso atender a ese golfo y llevarlo a todos lados como si fuese mío. Podría llegar a convertirse en una molestia espantosa. Y tampoco voy a quedarme siempre en este pueblo, usted lo sabe. No conviene que se encariñe conmigo.

 

juegos-de-azar-Agatha encontró en las personas que habitaban la taberna a la familia que no tenía, a los amigos a los que recurrir cuando tenía a algún problema. La protagonista se siente atrapada entre la lealtad a sus compañeras del movimiento anti alcohol y lo que les puede suponer la prohibición a sus nuevos amigos.

 

La relación entre Agatha y Scott se va cociendo muy a poco a poco, pasan por diferentes etapas, primero se detestan por las posturas que defienden cada uno, luego se hacen amigos y esa amistad se convierte en otra cosa aunque a los dos les cuesta un poco de admitir por lo diferentes que son y por temor.

 

—No es sólo el chico, Scott, y tú lo sabes.
Agatha percibió la sorpresa del otro en el tenso silencio que siguió hasta que la atrajo con tal brusquedad hacia él que la caperuza de la capa le golpeó la oreja:
—Pero ¿por qué no…? —La miró, ceñudo, sujetándola de los brazos—. Nunca dijiste nada.
—No me correspondía. Yo soy la mujer. Oh… lo lamento, Scott. —Giró la cabeza de repente—. Tampoco ahora tendría que hacerlo…. Es que… te e… echaré mucho de menos.
—¿En serio, Gussie? —le preguntó, en tono maravillado, sujetándola y recorriéndola con la vista desde el cabello hasta la barbilla, de una oreja a otra—. ¿Es verdad?
—Déjame —rogó.

 

Es un libro hermoso escrito con mucha delicadeza y sensibilidad, con unos personajes, tanto los protagonistas como los secundarios, entrañables que nos llegarán al corazón, además de ser  muy reales, Lavyrle no nos los idealiza. Scott por ejemplo al conocer a la protagonista tiene una relación con una de sus bailarinas y no la abandona, la verdad es que yo ya estaba desesperada por lo que tardaba en dar finalizada esa relación (y eso que era la segunda vez que lo leía y sabía que iba a pasar).

 

Tengo que destacar la cuidada ambientación, te traslada a esa ciudad del oeste, cuando me describía la vivienda de Agatha casi podía visualizarla, sentir la tristeza y la soledad con la que tenía que convivir, en cambio cuando escribía sobre el saloon o la vivienda que ocupaban Scott y su gente podía sentir la alegría y la luz.

 

Es una historia llena de sentimientos y emociones, he empatizado con Agatha, con sus anhelos, su tristeza y su soledad, en la forma que accepta su vida.  Scott te enamora con su encanto y su buen humor aunque cuando lo vas conociendo te enteras que es un hombre que esconde mucho dolor en su corazón.

 

En definitiva, Es un libro precioso en donde se ensalza la importancia de la amistad, en como los amigos se pueden convertir en la familia  que a veces no tenemos. A no dejarnos llevar por los prejuicios pero sobre todo una historia de amor que se ira cociendo poco a poco, un amor que veremos como va naciendo delante de nuestros ojos.

No dejéis pasar la oportunidad de leer esta maravillosa historia de amistad y amor

😉

 ADQUIRIR LIBRO

 

OTROS DATOS DE INTERÉS:

Biografía y bibliografía de la autora

Reseña “Permiso para Amar”

SdelaRosa

Vivo en Barcelona, ciudad que amo. Alegre, optimista,prefiero enfrentarme a la vida con una sonrisa, simpática, extrovertida y a veces un poco tímida.
Me encanta salir con mis amigos y familia para hacer locuras y reírme a carcajadas.
Lectora voraz, cinefila, serieadicta y aficionada al teatro (actuar no a verlo jejeje), me gusta los deportes (a verlos desde el sofá ;-)) fútbol, patinaje, gimnasia rítmica...

11 Comentarios a Reseña Juegos de azar, Lavyrle Spencer

  1. Samantha dice:

    Hola Sonia!
    Solo he leído el de Maravilla de esta autora, y me gustó muchísimo. Tengo más títulos apuntados de ella para echar un vistazo, (entre ellos, este) y después de leer tu reseña, tengo claro que sí o sí tengo que leerlo. Me encanta todo lo que cuentas y quiero descubrir esta historia.
    Un besazo y gracias por traernos esta bonita reseña 🙂

    • SdelaRosa dice:

      Hola Samatha!
      Te recomiendo “Permiso para amar” a primer golpe de vista al leer la sinopsi da la sensación de que va a ser un dramón, es un poco triste eso es inevitable pero nada exagerado pero la historia de amor es muy hermosa.
      Besos

      • Samantha dice:

        Hola, Sonia!
        Este finde ha caído este, y que bonita lectura, que preciosa historia ha sido (aunque le hubiera dado a Scott unos cuantos cogotazos 😛 ) Me han gustado muchísimo los personajes. Todos ellos. <3
        La novela que me mencionas la busqué, pero eso de que sea ella mucho, mucho más mayor que él no me suele gustar y me tira hacía detrás (manías de una 😛 ), aunque muchas gracias por la recomendación (que se me pasó decírtelo cuando lo vi).
        Besos, guapísima!! 😀

        • SdelaRosa dice:

          Hola Samantha, me alegro que te haya gustado. Yo también tenía tu misma manía con la diferencia de edad pero esa manía la superé al leer “Princesa” de Patricia Sutherland, desde entonces en cuanto veo una novela en donde ella es más mayor que él me lanzó por ella 😉
          Besos

  2. Isabel dice:

    Sonia, me encanta este libro, es el que más me gusta de LaVyrle Spencer (y eso que no es precisamente una de las ambientaciones que más me gusten y también me dio rabia lo de la relación de Scott). Me acabas de recordar que hace años desde que lo leí la última vez, a ver si saco un rato para él.
    Un abrazo

  3. Sandra M dice:

    Hola Sonia!!
    Este es uno de mis eternos pendientes, bueno, este y otros libros de la autora, aunque quiero ponerle remedio cuanto antes 😀
    Gracias por la reseña!
    Besos :33

    • SdelaRosa dice:

      Hola Sandra!
      A mi también me quedan bastantes pendientes de esta autora, siempre digo que me tengo que ponerme con ellos pero como me han gustado tanto todos los que he leído de ella nunca me canso de releerlos.
      Besito

  4. Maricarmen Mar dice:

    Hola Sonia!
    Preciosa y reseña y estoy segura que si leo la novela me gustará. A ver si tengo un hueco!
    Besos 🙂

  5. Celeste Cao dice:

    Hola Sonia,
    Soy Celes, del blog Un viaje en papel, y amante de las novelas de Spencer jejeje. Comparto cada cosa que dices en esta reseña.
    Esta señora tiene un don para contar historias sencillas pero grandiosas.. esta es preciosa y me hizo sentir cada cosa a flor de piel

    un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *