Dos personas muy diferentes que contra todo pronostico se enamoraron

Reseña Si me quieres, no me dejes ir, Amabile Giusti

Ficha técnica:

Editorial: AmazonCrossing

Páginas: 348

Género: New Adult

Fecha de publicación: 28 de marzo 2017

Sinopsis:

En el amor, como en la ciencia, el magnetismo de los polos opuestos puede ser irresistible.

Ella: A sus veintidós años y tras una infancia marcada por una trágica pérdida, Penny tiene un montón de sueños que no podrá realizar. Vive en un barrio miserable con su abuela, a la que cuida mientras subsiste gracias a sus dos trabajos. Solo un mechón de pelo teñido y su extravagante manicura dejan entrever su espíritu inconformista…

Él: La vida no ha tratado bien a Marcus, y él un día decidió no tratar bien a la vida. Imponente, misterioso, de gesto amenazador y músculos esculturales, expresa su rabia mediante la mirada gélida de sus ojos grises y la vulgaridad de sus palabras.

Un destino: Dos seres tan opuestos no pueden quererse, solo tratarse con hostilidad y desconfianza… ¿O acaso acabarán cediendo a la fuerza de los sentimientos y verán que cuando quieres a otra persona, no puedes dejarla ir?

 

OPINIÓN PERSONAL:

 

De Amabile Giusti había leído Treintañera, una novela que no me había convencido (si pincháis sobre el título podréis leer la reseña), es una autora que no me había planteado volver a leer nada más suyo, pero en la página de FB  de Recomendaciones Togadas Desde La Raya recomendaba Si me quieres, no me dejes. En un primer momento no recordaba que la autora era la misma que ese libro que no me gustó, así que fui a Amazon a investigar sin ningún prejuicio, entonces si que relacioné a la autora con su anterior novela pero para entonces la sinopsis de este libro ya me había conquistado, y total por probar…  no me iba a costar nada puesto que estaba disponible en Kindle Unlimited.

 

Si no me quieres, no me dejes es una novela romántica catalogada dentro de ese subgénero que tan de moda esta en la actualidad, New Adult. Las novelas que se escriben dentro de este género (al menos para mí), tiene algo en común, son historias intensas, en donde las emociones están a flor de piel. Sus protagonistas viven un espiral de sentimientos que son llevados a los extremos, lo que hacen que los lectores estemos en tensión y que devoremos los libros de una forma voraz. Como podéis suponer esta novela contiene todas esos ingredientes.

 

Penny es una chica de 22 años que ha renunciado a estudiar en la universidad por quedarse en su casa a cuidar de su abuela, única familia que le queda. Para poder vivir tiene  dos empleos, por las mañanas trabaja en una biblioteca y por las noches trabaja de camarera en un bar. Desde hace unas semanas esta siendo acosada por un chico con el que salió durante unas semanas, se siente totalmente indefensa ante este acoso, la policía no va a poder hacer nada si no hay lesiones así que lo único que puede hacer es estar atenta e intentar dar esquinazo a su acosador.

 

Una noche, a la vuelta de su trabajo, subiendo las escaleras de su edificio en total oscuridad  oye que alguien sube detrás de ella, creyendo que  es su acosador empieza a temer por su suerte. Cuando le da alcance la persona que le persigue se da cuenta que no es la persona  a la que teme pero tampoco se siente segura ante un chico desconocido enorme y lleno de tatuajes. Su presencia le produce terror aunque debajo de ese temor también hay una cierta atracción. Debajo de esa apariencia de matón puede ver que es un chico muy atractivo. Al principio el desconocido se muestra preocupado por ella al verla tan asustada, pero ante la actitud arisca y temerosa de ella desiste y se comporta de una forma engreída, vulgar y huraño.

 

Pero Penny no quería a uno cualquiera. Quería un Amor con mayúscula, como el de los libros. Quería ser como Jane Eyre. Y no porque deseara encontrar un hombre huraño con una mujer loca encerrada en el desván; deseaba un gran amor, un amor extraño e inolvidable. Un amor de los que sorprenden y que, por mal que acaben, dejan una huella imborrable. Había creído que Grant era el predestinado, pero Grant estaba loco y era violento.

 

El chico resulta ser Marcus el nuevo vecino del atico. Marcus hace pocos días que lo han puesto en libertad condicional tras cumplir unos años por matar a un hombre. Mientras espera que pongan en libertad a su novia, que fue condenada por el mismo delito, se ha mudado al edificio de Penny y trabaja de noche de portero en un club cercano al bar donde trabaja la protagonista.

 

Los protagonistas se detestan, Marcus ve en ella una niña mojigata que como todas las mujeres se sienten atraídas por él, si fuera otro tipo de mujer se acostaría con ella pero cree que Penny se quedaría colgada por él. Es cierto que Penny se siente atraída por él pero ante su actitud engreída esta dispuesta a demostrarle que no siente nada por él.

 

A todo eso Penny sigue teniendo problemas con su acosador, esta en una situación apurada, y ya se sabe que esas situaciones hay que agarrarse a lo que sea, y a lo que se agarra es a Marcus. Lo contrata para que cada noche la acompañe del trabajo hasta su casa.

 

Penny cada vez se siente más atraída por él, aunque siente que sus sentimientos van más allá de la atracción física, empieza atener sentimientos más profundos por él. Se preocupa por él y hasta llega a hacer intermediaria entre Marcus y su novia – esta actitud (innecesaria) de poner por encima los sentimientos del chico a los suyos, en convertirse en una mártir es algo que ni entiendo ni lo soporto, no entendí la necesidad de autoinfligirse ese dolor. Eso mismo pasó con la protagonista de la anterior novela de la autora.

 

Después pienso que no, que no hay solo eso. También hay amor. Un amor para el que no estaba preparado, imprevisto y absurdamente arrasador. Distinto del que siento por Francisca. Nuevo y peligroso, porque hace que me sienta inerme, como un soldado sin armas ni escudos. Lo he dejado entrar en mí y en mi vida intrincada, lo he dejado entrar y ya no consigo echarlo.

 

Marcus no entiende que le ocurre con esa chica, no es su tipo, ni en lo físico ni en su forma de ser. A él le va las mujeres despampanantes, sin inhibiciones, duras y salvajes. Penny es todo lo contrario a las mujeres con las que se suele juntar. No puede dejar de pensar en ella, antes de conocerla, aunque se acostaba con otras mujeres, en su mente solo había cabida para su novia. Desde que la conoce en su mente solo hay sitio para Penny, y en su novia apenas se acuerda. ¿Qué le está pasando? ¿Qué tiene esa chica que se le ha metido en la cabeza?

 

Esta atracción se les va de la manos y acaban sucumbiendo. Penny sabe que solo puede ser algo pasajero, que lo suyo tiene data de caducidad. En cuanto la novia salga de la cárcel Marcus se irá con ella dejándola ella sola y herida… aunque por lo menos le quedará esos días que pasaron juntos, como diría el refrán: ‘que me quiten lo bailao’

 

El libro combina la narración en primera persona y con la tercera persona. En tercera persona nos cuenta la historia desde la perspectiva de Penny; y en primera persona es Marcus quien revive lo que en el anterior capítulo vivimos desde el punto de vista de la protagonista. Es una novela que me ha gustado mucho porque es el tipo de historia que me gusta, aunque exista una atracción por parte de Penny desde el principio, no es así por parte del protagonista. La relación entre ellos va evolucionando paso a paso, al principio entre ellos se impone la desconfianza, al irse tratando se cuece una amistad. Para al final encontrarnos a un Marcus totalmente confuso, con unos sentimientos muy fuertes que no sabe que hacer con ellos.

 

No tardaría en marcharse y al hacerlo se llevaría también lo que había sido ella durante esos dos meses. La Penny que amaba la vida por primera vez. La Penny que se había transformado en mujer. La Penny que deseaba. La Penny dotada de un cuerpo que servía también para experimentar sensaciones agradables, no solo para sentirse como un patito feo. La Penny que sentía una ternura inmensa por alguien que no debería suscitarla, por alguien que tenía aspecto de bárbaro, de guerrero y de domador de dragones. La Penny un poco princesa, deseada, acariciada, tocada, mirada como se mira a una mujer. Esa Penny no tardaría en abrir un pesado baúl y en meterse dentro para dormir como un viejo vestido de novia cubierto de naftalina.

 

Penny es una protagonista que me ha gustado bastante, a pesar de esos momentos que tiene de “mártir” aunque eso fue una de las cosas que conquistó a Marcus, que una persona estuviera dispuesto a hacer algo por él sin otra motivación que por bondad. Es una chica que sueña con un gran amor, un amor de novela romántica, pero a la vez es realista y sabe que en la vida real es imposible que exista ese tipo de amor. Enseña al protagonista que en el mundo existe gente que están dispuesto a ayudarlo sin pedir nada a cambio. Su dulzura, timidez y serenidad esconde a una mujer fuerte y leal, que pase lo que pase siempre estará al lado de Marcus.

 

Marcus es un chico que no lo ha tenido fácil. Hijo de una prostituta que ha tenido que aprender a defenderse desde muy pequeño. Es un hombre brusco, vulgar, en apariencia violento. En algunos momento le hubiera dado una patada en el culo por la forma que tiene de hablar a Penny. Pero detrás de esa fachada se esconde un hombre que nunca permitiría que delante suya maltrataran a una mujer. Es una persona descreída que no confía en nadie, no cree que nadie pueda ser bueno con él si no es para conseguir algo de él, o que exista algo oculto que lo acabe por perjudicar. Junto a Penny descubre que el mundo no es tan negro, ni despiadado.

 

Como ya os comentaba al principio de esta reseña esta es una novela intensa, la historia entre Penny Marcus es de esas que te encoge el alma. Entre los protagonistas existen una relación muy apasionada pero también una historia muy dulce, hay que ver más allá de las formas bruscas de Marcus. El protagonista necesita a alguien como Penny para que lo redima, que le haga ver que en el mundo no todo se resuelve con la violencia.

 

Cuando la toco es como si sintiera su corazón latiendo en cada centímetro de su piel. Sus ojos me hablan aunque esté callada. Su sonrisa es un puñetazo en el estómago. Cuando entro en ella tengo la impresión de adentrarme en un mundo desconocido. No me refiero a lo que tiene entre las piernas, sino a lo que siento cuando estoy allí. Mis necesidades se amplifican y de repente lo que tengo y lo que soy no me bastan. Quiero más, pero no sé qué es ese «más». O puede que lo sepa y lo rechace, porque admitirlo sería una derrota para mi orgullo.

Este es el primer volumen de una serie, “Tentare di non amarti”, por lo he podido ver la siguiente novela esta protagonizada por la novia de Marcus, Francisca. 

 

En resumen, Si me quieres, no me dejes es una novela con una historia de amor muy intensa, que te enganchara desde la primera página. Una historia llena de emociones que te dará un pellizco en el corazón. La típica historia del chico malote y la chica buena que lo redimirá.

 

ADQUIRIR LIBRO

 

SdelaRosa

Vivo en Barcelona, ciudad que amo. Alegre, optimista,prefiero enfrentarme a la vida con una sonrisa, simpática, extrovertida y a veces un poco tímida.
Me encanta salir con mis amigos y familia para hacer locuras y reírme a carcajadas.
Lectora voraz, cinefila, serieadicta y aficionada al teatro (actuar no a verlo jejeje), me gusta los deportes (a verlos desde el sofá ;-)) fútbol, patinaje, gimnasia rítmica...

5 Comentarios a Reseña Si me quieres, no me dejes ir, Amabile Giusti

  1. Sandra M. dice:

    Hola Sonia!!
    Pues lo tengo apuntado porque me lo recomendaron en Goodreads, aunque no sabía que era la de Treintañera, libro que yo tampoco pude acabar y eso que sí me gusta el Chick-Lit. Leí la sinopsis de este libro y me gustó, así que a ver cuándo puedo ponerme con él 🙂
    Me alegra ver que te ha gustado, gracias por la reseña!!
    Besos :33

  2. TOGADA DESDE LA RAYA dice:

    Muchas gracias por nombrarnos y seguir nuestra recomendación. Es una historia muy distinta a la de su anterior libro, en que la traducción era directamente mala, aunque a nosotros sí nos gustó la novela.
    A esta autora un 50% de nuestro blog la lee en su idioma original y, en este caso, Amazocrossing sí ha traducido correctamente. La historia de Marcus y Penny es muy intensa y te hace pensar en muchas cosas. Es un soplo de esperanza ante el fatalismo. Y yo, personalmente, me quedo con esa definición, para mí muy acertada, del amor:“Pensó que el amor podía ser muchas cosas, una infinidad de ellas. Una herida que no deja de sangrar. Un voluminoso equipaje de recuerdos. Remordimiento por lo que has hecho y arrepentimiento por lo que querías hacer y no has hecho. Pero, sobre todo, un pañuelo perfumado que enjuga tus lágrimas cuando la memoria pierde color y la vida se acorta. El amor es el trébol de cuatro hojas, la cálida manta, la música lejana, el milagro que vuelve una tarde, al anochecer, cuando todo parece perdido para siempre, y hace que te sientas eterna para alguien que nunca te ha olvidado.”

  3. Lidia Cielos de Papel dice:

    Solo diré: me has convencido. Y eso que no soy nada de amazoncrossing.
    Ya te contaré cuando la lea. Aunque me da que te voy a hacer un tercer grado antes de eso para asegurarme 😉
    Un beso

  4. Samantha dice:

    Hola, Sonia!
    En cuanto vi la sinopsis de esta novela me atrajo y la agregué a mi lista. Me ha gustado todo lo que cuentas de ella excepto en una cosa y es que me tira para atrás que se revivan lo que ya se ha contado aunque sea desde otra perspectiva (me suele resultar algo pesado). De todas formas ahora que te he leído a ver si cuando terminemos la LC me pongo con ella.
    Gracias por traérnosla!
    Besos!

  5. Isabel dice:

    Sonia, cuando salió me llamó la atención el argumento pero vi lo de la primera persona y me echó para atrás.
    Lo que cuentas de que él tiene novia tampoco me convence mucho, así que de momento creo que lo dejo pasar, aunque estando en KU como dices, no se pierde nada por probar.
    Un besazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *