Un muy buen libro para iniciar al lector juvenil en la lectura de los clásicos

Reseña Mujercitas, Louisa M. Alcott

Ficha técnica:

Editorial: Plutón Ediciones

Páginas: 477

Género: Juvenil histórica

Formato: Tapa blanda

Fecha de publicación: 2016 (1868)

Mujercitas (primera parte) Aquellas Mujercitas (segunda parte)

Sinopsis:

La novela Mujercitas es la historia de cuatro hermanas y una madre que superan los problemas cotidianos a fuerza de amor y comprensión mutua, mientras el padre está ausente en el frente bélico.

Quizá para la época en que nos ha tocado en suerte vivir, peca un poco de idealista, pero vale la pena su lectura como terapia purificadora para la vorágine incansable de nuestro mundo. Con el tiempo la novela se ha convertido en un testimonio histórico de la transición entre la Guerra Civil norteamericana y la modernidad, además de ser un ejemplo para niñas y jóvenes de todo el mundo, sobre la individualidad y la vocación de la mujer en la sociedad y la familia.

 

OPINIÓN PERSONAL:

 

Hoy os traigo la reseña de un clásico de la novela juvenil, Mujercitas, estoy segura que son muy pocos los que no han visto alguna de las muchas adaptaciones que han hecho para el cine, pero aunque ya sepáis de qué va la historia, como termina desde esta reseña os quiero animar a que os leáis el libro. Louisa M. Alcoy es una autora que escribe muy bien, y aunque las adaptaciones sean muy buenas no pueden reflejar con que delicadeza nos va contando como las hermanas March van creciendo, forman su carácter hasta convertirse en mujeres.

 

-Sí, voy a vivir y morir por él si realmente aparece un hombre que me haga amarle a pesar de mí misma, y tú debes hacer esfuerzos por superarlo -exclamó Jo, que finalmente perdió la paciencia-. Hice lo que pude, pero te niegas a ser sensato, y creo que es demasiado egoísta por tu parte empeñarte en que te entregue lo que no esta en mi mano darte. Te tengo un inmenso afecto, enorme en verdad, pero como amigo, y nunca me casré contigo. Cuanto más rápido lo aceptes será mejor para los dos.

 

La primera vez que leí Mujercitas debía ser en mi adolescencia, siempre he sido una lectora voraz que devoraba cualquier libro que caía en mis manos. Mi madre nunca ha sido de las que me controlaba mis lecturas así que desde muy jovencita he combinado libros juveniles con otros para adultos. Ahora, echando la vista para atrás me sorprende lo inapropiadas que eran algunas de mis lecturas para una adolescente jejeje.

Al empezar a leer Mujercitas una de las cosas que me ha chocado es que la historia es moralizante y ejemplarizante, me ha sorprendido que yo guardara tan buen recuerdo de un libro con moralina, no los soporto, eso sólo puede ser indicativo de lo bien que escribe la autora y lo bien que sabe contar la historia para atraparme.

 

Como digo al empezar te puede chocar ese tono de moralina, si eres bueno y consigues corregir todos tus defectos la vida te recompensar, y hasta te puede producir un poco de rechazo, pero yo os animo a no desfallecer.

 

Jo se quedó en silencio, hundió la cara en el periódico y agregó a su cuento varias lágrimas reales; sus dos mayores aspiraciones en la vida eran ser independiente y ganarse la admiración de sus seres amados y, aquel día, sintió que estaba dando un primer paso hacia su feliz propósito.

 

Mujercitas fue un encargó hecho por un editor a la autora, quería que escribiera un libro dirigido al lector juvenil. Al principio Louisa M. Alcott no tenía muy claro de querer aceptar el encargo. Hasta ese momento, la autora escribía novelas románticas con tintes góticas, que por aquella época estaban muy de moda. Con estas novelas la autora ganaba dinero para ayudar a mantener a su familia.

 

Empezó a escribir Mujercitas con mucha desgana y sin estar muy segura. Lo terminó en pocas semanas, y ya desde los primeros capítulos se dieron cuenta que iba a ser todo un éxito. Fue tal la buena acogida del libro entre el público juvenil que enseguida recibió cartas pidiendo la continuación, así que no le tocó otro remedio que escribir Aquellas Mujercitas. Una cosa curiosa, es que las cartas eran dirigidas a la señorita Jo March, como le paso a otros autores que crearon personajes carismáticos éstos se comieron a su creador. El público en general creyeron que el libro estaba basado en la infancia de la autora, la cual cosa era verdad a medias, es cierto que Louisa se inspiró en vivencias de su infancia con sus hermanas pero nada más. Su infancia fue mucho más dura, su padre fue un hombre de fuertes ideales, abolicionista y ferviente defensor del voto femenino y a favor de la reforma educacional. Fue un hombre idealista que no conseguía conservar un trabajo así que la autora vivió en la miseria.

 

Cuatro baúles en fila, hoy gastados por el paso del tiempo y cubiertos de polvo, que en otra época unas niñas, ahora en la flor de la vida, hicieron suyos y llenaron. De cuatro cintas recaídas cuelgan cuatro llavecitas que en el pasado, cuando sus orgullosas dueñas cerraban los cerrojo, eran de colores alegres y vivos. Con los nombres grabados con trazos infantiles, bajo las tapas quedan recuerdos de las niñas que iban al desván a jugar y a escuchar el dulce repiqueteo de la lluvia de verano sobre el tejado.
(…) Cuatro pequeños baúles en fila, gastados por el paso del tiempo y cubiertos de polvo. Cuatro mujeres que aprendieron a trabajar y a amar. Cuatro hermanas, alejadas en el tiempo; no falta ninguna de ellas, a pesar de que una se fue antes que las demás, pues el amor eterno hace que esté más presente que nunca. Cuando les llegue a las cuatro la hora de abrir sus baúles ante Dios, espero que rebosen de horas de felicidad, vidas llenas de valor y actos de bondad. Que sus almas se eleven dichosas, que, tras la lluvia, luzca un sol perpetuo.

 

A la publicación de Mujercitas la crítica lo consideró como un clásico. No era la primera vez que recibía su reconocimiento, con anterioridad su libro Escenas de la vida de un hospital que recopilada las cartas que escribió durante la época que ejerció de enfermera en un hospital de campaña durante la Guerra de Sucesión tuvo muy buena acogida.

La edición que yo he leído está publicada por la editorial Plutón en este volumen vienen recogida la primera parte y la segunda. Si dejamos a un lado su tono moralizante, no nos podemos olvidar que el libro está dirigido a un público juvenil, lo que representa eso en la sociedad americana de 1868, con la idea que fuera una guía para esas jóvenes, es un libro dirigido principalmente a un público femenino; la historia de las hermanas March nos retrata la sociedad americana de esos años. Podemos decir que es una novela costumbrista que nos permite saber cómo se vivía en esa época.

 

-Es verdad, tienes razón, pero hay otra clase de gente que no pide ayuda y sufre en silencio. Sé de qué estoy hablando porque lo he vivido, antes de que me transformase en una princesa. Laurie, las muchachas con ambición lo pasan verdaderamente mal y, frecuentemente, ven escapar oportunidades preciosas porque no tienen la ayuda en el instante preciso. Las personas se han portado muy bien conmigo y, cuando veo a una chica luchar como nosotras lo teníamos que hacer, siento muchos deseos de tenderle una mano y ayudarla como hicieron conmigo.

 

No os he hablado de la sinopsis porque considero que casi todo el mundo tiene alguna referencia, pero por si acaso… Grandes rasgos en Mujercitas nos cuenta como cuatro hermanas, Meg, Jo, Beth y Amy, van madurando. Sus juegos, sus luchas contra sus defectos para ser mejor personas. Estaremos en sus momentos felices y en los momentos tristes, en como dejan atrás su infancia para entrar en la edad adulta.

 

Louisa, como su padre fue una activista social, y sobre todo de los derechos de la mujer. En Mujercitas al ser un libro dirigido a un público juvenil no podía escribir algo muy reaccionario, es una novela bastante tradicional con el papel de la mujer, pero si nos fijamos en el personaje de Jo podemos ver alguna de las cosas de las defendía la autora. Jo sueña con ser escritora para ser una persona independiente, no le gusta perder el tiempo hablando de moda ni de preocuparse por su aspecto físico, prefiera hacer actividades al aire libre, y desea tener la misma libertad que los chicos. Pero no solamente es Jo, también vemos alguna idea “revolucionaria” en la madre de las chicas, nada muy evidente, como cuando le aconseja a su hija mayor que no quiera hacerlo todo ella sola que se deje ayudar por su marido, desde luego no le habla de compartir tareas domésticas, pero si de la crianza y educación de los hijos. La señora March les intenta inculcar la idea que prefiera que sus hijas se casen con un hombre pobre que les haga feliz, aunque eso signifique que tengan que trabajar; antes de que lo hagan con uno rico que les dé buena posición económica pero que no lo ame de verdad.

 

-No, querida, no siempre. Te altera los nervios estar tanto tiempo encerrada y, entonces, no te encuentras en condiciones para casi nada. Aparte de eso, te debes tanto a tu esposo como a tus hijos. No descuides a John por los niños. No le pidas que guarde silencio y salga del cuarto de los niños, más bien pídele que te ayude. Los niños también le necesitan, su presencia es tan importante como la tuya. Enséñale qué hacer y lo hará lleno de buena voluntad y con mucho gusto. Eso los va a beneficiar a todos.

 

Tras el éxito de la serie Mujercitas su autora continuo escribiendo sobre la familia March. En Hombrecitos los protagonistas son los hijos de las hermanas que estudian en Orchard House, la escuela que montó Jo en la casa que heredó de su tía. El último libro de la saga March fue “Los muchacho de Jo”.

 

Bueno, no sé si os convencido o no… mi intención es animaros a leer este clásico, hay que perder el miedo a ellos. Como ya os he comentado antes, os puede parecer una novela cursi, o ñoña pero en sus páginas encierran pasajes de mucha belleza. Es un libro fácil de leer, ágil que tiene momentos tiernos, divertidos y tristes, alguna lágrima echaréis, seguro, pero la autora sabe muy bien como combinar estos momentos para que no sea nada muy dramático, en un capítulo lloraréis pero en el siguiente os sacará una sonrisa.

Creo que sería un libro ideal para acerca a los adolescentes a los clásicos, especialmente a las chicas. Además, en esta sociedad en que los valores brillan por su ausencia, quizás la lectura de este libro les hagan reflexionar, ya sé que es una utópia…

ADQUIRIR LIBRO

SdelaRosa

Vivo en Barcelona, ciudad que amo. Alegre, optimista,prefiero enfrentarme a la vida con una sonrisa, simpática, extrovertida y a veces un poco tímida.
Me encanta salir con mis amigos y familia para hacer locuras y reírme a carcajadas.
Lectora voraz, cinefila, serieadicta y aficionada al teatro (actuar no a verlo jejeje), me gusta los deportes (a verlos desde el sofá ;-)) fútbol, patinaje, gimnasia rítmica...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *